El Ecomuseo Etnográfico del Patrimonio Rural de Campos es una iniciativa del Agroturismo Son Lladó, una finca agrícola en activo de explotación familiar, con varias casas o apartamentos rurales para alquiler turístico situada en el municipio de Campos (Mallorca). Se trata de una auténtica possesió mallorquina, cuyas edificaciones datan del siglo XVIII y que desde el año 2000, además de desarrollar las actividades agrícola-ganaderas propias, dispone de una atractiva oferta turística, en un enclave privilegiado de Mallorca.

Con un rebaño de ovejas, que justifica la actividad agrícola-ganadera bajo sistema de pastoreo tradicional y cría de corderos ecológica, la apuesta del Agroturismo Son Lladó desde sus orígenes ha sido firme y decidida por un turismo rural diferente, ligado a la identidad del lugar en donde está ubicado. La finca cuenta con 23 Ha que se cultivan de secano, destinando los productos que se obtienen a la alimentación del ganado existente en la finca (ovejas, caballos, gallinas, patos,…), siendo autosuficientes.

Façana Agroturisme Son Lladó

Filosofía del agroturismo Son Lladó

Depuradora biológica Agroturismo Son Lladó

También se cultivan productos de temporada en la huerta (tomates, pimientos, berenjenas, alcachofas, cebollas, sandías, melones,…) de manera ecológica y aprovechando el agua de lluvia almacenada para su riego por goteo. El agua utilizada en la casa principal (habitada por los propietarios) y la de las casas o apartamentos destinados al alquiler turístico se recicla y reutiliza mediante una depuradora biológica, para su posterior uso en el riego del jardín.

En la reforma de las edificaciones de la finca Son Lladó se ha tenido especial atención para que no perdieran sus características de “Possessió” del siglo XVII, de tal modo que la edificación principal no se ha destinado a alquiler turístico, guardando cada estancia en su función histórica habitual.

Se han reciclado y reutilizado materiales, como por ejemplo los sillares de arenisca ubicados en antiguos corrales para vacas y terneros (en cerramiento y comederos) que perdieron sus usos y hoy conforman una barandilla en la escalera de acceso a uno de los apartamentos, estantes, pies para mesas, etc. En uno de los dormitorios para clientes, el cabezal de la cama se ha confeccionado con sillares limpiados y remozados que se encontraban colocados a modo de solado en otra estancia de la edificación principal.

La continua implementación de políticas y procesos de gestión que tiendan hacia la sostenibilidad de la finca es una máxima en Son Lladó en todos los ámbitos de actuación: tanto en las prácticas agrícola-ganaderas, como en la correcta gestión de los recursos naturales o la energía, pasando por la protección y puesta en valor no sólo del entorno medioambiental y ecológico, sino también y sobre todo del patrimonio material e inmaterial cultural y etnográfico de Campos y de Mallorca. Gracias a esta decidida apuesta, en la actualidad es uno de los alojamientos certificados bajo parámetros de sostenibilidad ambiental, social, cultural y económica dentro de la red Ceres Ecotur, una iniciativa pionera en turismo rural ecológico en España.